La respiración consciente: Tu gran aliada

27.11.2018

Durante mucho tiempo me pasé haciendo prácticas de respiración que me beneficiaron muchísimo, produciendo en mi cuerpo y en mi mente gratificantes efectos vitalizadores, relajantes y equilibrantes pero estas prácticas eran puntuales, en un determinado momentos del día y el resto de la jornada mi respiración la pasaba completamente por alto.

Cuando decidí fortalecer mi atención en los asuntos del día a día, en las pequeñas acciones cotidianas, la respiración se convirtió en mi gran aliada, fue una agradable y sorprendente descubrimiento que mi respiración estaba ahí todo ese tiempo, a pesar de las más de 20.000 respiraciones que hacemos diariamente.

A partir de ahí decidí que quería tenerla mucho mas presente, darme cuenta mucho mas de ella y porque no, disfrutar mas de ella.

Estudiando y practicando aprendí que algunos de los beneficios de estar consciente en la respiración es que atenúa los efectos ligados a la ansiedad ya que es imposible permanecer tensos y angustiados cuando respiramos consciente y pausadamente.

Nuestra respiración funciona como un mecanismo de enlace entre la actividad nerviosa involuntaria y la función nerviosa controlable conscientemente. Así se convierte en una perfecta oportunidad para incidir e incrementar nuestra habilidad en la gestión de las tensiones, y una de sus ventajas es que está a nuestra disposición en todo momento.

El diafragma (músculo situado entre la caja torácica y abdominal) es el punto de encuentro entre ambas (función voluntaria e involuntaria), así que su grado de tensión modifica la respiración. Cuanta mas tensión en el diafragma mayor es el grado de opresión en los pulmones y la respiración se torna mas agitada, esta agitación provoca a su vez tensión en otros músculos que a su vez generan mas tensión llevándonos en la dirección de el estrés y la ansiedad.

Un aspecto clave es entrenarnos en aprender a respirar y reducir la tensión del diafragma, y si además ejercitamos la respiración abdominal, lograremos utilizar toda nuestra capacidad pulmonar y como consecuencia la respiración se hará mas calmada, sin tensión muscular torácica y sin subir la tensión sanguínea.

Si aprendemos a detectar pronto las señales que nos avisan de las tensiones, podremos utilizar nuestra respiración para desactivarlas y de este modo mantenernos serenos y calmados. Entrenarte en la respiración consciente puede llegar a ser una de las destrezas mas importantes para mantener tu salud.

Espero que te haya sido de utilidad. 

Que pases una feliz semana.

EduardoSolarteYoga.com