Míndfulness: ¿Empiezas el año con Atención Plena?

07.01.2019

Quizás te hayas propuesto para este nuevo año coger las riendas de tu  vida, hacerte más responsable y consciente de ti mismo/a. Aquí la atención plena puede jugar un papel fundamental.

Prestar atención es algo que por lo general hacemos de manera automática y selectiva, es decir que la atención se nos va hacia aquello que tenemos catalogado como importante en nuestro sistema de valores (bien nos demos cuenta de ello o no), así que muchas veces si no es relevante para nosotros no solemos ver lo que se halla frente a nuestras narices, ni escuchar los sonidos que nos pueda transmitir el aire y así lo mismo con el resto de los sentidos.

Es muy frecuente comer sin saborear la comida, tocar a otro y no darnos cuenta de las sensaciones que esto nos produce, o simplemente no darnos cuenta del olor de la tierra húmeda después de la lluvia, por poner algunos ejemplos.

Podemos decir que que el mundo nos "toca" de mil formas a través de los ojos, las orejas, la nariz, la lengua y el cuerpo pero que a pesar de ello parece que nos hemos especializado en permanecer desconectados la mayor parte del tiempo, y más aun, incluso en no darnos cuenta de que estamos desconectados.

Quizá la razón sea que nos hallamos sumidos en las preocupaciones, perdidos en la mente, entre el pasado y el futuro y absortos en nuestros planes, deseos y expectativas. Puede que esta sea la razón por la que acabamos desconectados del presente, el único instante al que realmente podemos acceder.

La práctica del Mindfulness o atención plena nos enseña a escuchar a nuestro cuerpo a través de todas las ventanas sensoriales y a atender al flujo de nuestros pensamientos y sentimientos restableciendo así la conexión con nuestro paisaje interno.

Hoy te sugiero la práctica de esta píldora mindfulness:

Saborea

En el día de hoy, practica la consciencia en tus comidas. Come muy despacio y se consciente del sabor de cada bocado. Puedes hacerlo en silencio y masticar más veces de lo habitual.

Cuando saborees dulzura, conviértete en dulzura. Cuando saborees salado conviértete en salado. Si es ácido, conviértete en ácido...Siente el sabor por todo el cuerpo. Crecerá tu sensibilidad y sentirás vida consciente.


Espero que este artículo te haya sido útil. Te deseo una feliz semana y comienzo de año.

Eduardo Solarte

Para mas información sobre charlas y programas mindfulness puedes visitar

www.EduardoSolarteYoga.com